Evento – octubre 30 2020

El mejor medio para hacer niños buenos, es hacer niños felices

¡Qué mejor forma de hacer disfrutar a las niñas y niños que conmemorando un día especial creado para ellos! El pasado 1 de octubre se celebró en El Salvador el muy característico “Día del niño” y las niñas y niños de Aldeas Infantiles SOS El Salvador disfrutaron de distintas celebraciones según mejor lo prefirieron.

Unos cocinando y comiendo su comida favorita, otros jugando y corriendo por toda la aldea, otros bailando y cantando las canciones más entrañables para ellos, otros acobijados viendo su película de interés, pero todas y todos celebrando en familia tal cual se lo merecen.

En la Aldea Infantil SOS Santa Tecla se realizó un mini torneo de fútbol, se conformaron 6 pequeños grupos de niñas y niños que aman el deporte. Todas las actividades estuvieron acompañadas de una bonita decoración y música alegre. ¡El pastel no pudo faltar en ese día especial! y como lo dicta la tradición, todas y todos recibieron una bolsita llena de dulces.

¡Las niñas y niños de la Aldea Infantil SOS Sonsonate lo celebraron de una manera excepcional!  desde semanas antes se pusieron a elaborar disfraces con materiales reciclados, de esta forma realizaron un concurso de disfraces entre los participantes. Serían tres los ganadores de este evento, eligiéndolos según su creatividad en maquillaje, vestuario y por supuesto personalidad.

Todos se lucieron expresando sus mejores talentos, después quebraron una piñata y disfrutaron de un almuerzo riquísimo. No dejaremos de mencionar que también los colaboradores se divirtieron vistiéndose con sus propias creaciones.

Al mejor estilo vicentino, los participantes de la Aldea Infantil SOS San Vicente llevaron a cabo un “Rally de juegos” con lo que captaron la atención de todos los presentes. Cada una de las familias había preparado una porra con la cual apoyarían a su equipo favorito durante toda la actividad. Además, aprovechando la ocasión, también organizaron la exposición de una galería, donde presentaron los dibujos hechos por algunos de los participantes durante la época de confinamiento, como terapia para canalizar su atención y desarrollar sus habilidades. La actividad finalizó con la preparación de un almuerzo donde convivieron en familia al aire libre.

¡Sin duda momentos que nunca olvidarán!, momentos de una infancia feliz…